lunes, 10 de octubre de 2016

Cuentacuentos en Ecuador, Guayaquil: El viaje de Silvio



Un día, las dos perdices atlánticas, se perdieron por la ciudad de Guayaquil y llegaron hasta la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas pero, a pesar que quedaba claro que esa era una zona donde la gente pequeña mandaba, quisieron conocer el proyecto-biblioteca Sueños de Papel.

Cual fue su grata sorpresa al encontrarse un espacio de libertad y de historias animado por unas personas abiertas como Rosa y Marjurie que en seguida nos preguntaron de dónde somos, y rápidamente nos animaron a leer a los niños y niñas o a vestirmos de lobo para contar un cuento...en esos tiempos surgió la idea de hacer un cuentacuentos dentro del programa que tenía este espacio: "Los cuentos a media luz". Es un espacio que trata de que adultos y niños se reencuentren con sus raíces y cuenten a la luz de la luna.

Comenzamos a darle vueltas: ¿qué queríamos contar? Sin duda algo sobre nuestra nueva posición como "voluntarios", "emigrantes", "antropólogos", "cuenteras"...en fin algo que reuniese la interculturalidad, pero no de una manera ingenua. Algo que hablase de la inmigración con sus cosas tristes pero también con sus cosas bellas.

Así fue surgiendo tarde tras tarde, noche tras noche, la verdad es que muy inspirados (la inspiración de verdad a saber de dónde viene, lo que está claro es que viene de más allá de una) el cuento "El viaje de Silvio" en el que tratábamos de hablar de esos elementos sobre los que las culturas debemos y podemos hablar y sobre la maravilla de redescubrir en la comunidad tantas potencialidades ocultas una vez que una sale y descubre otros mundos, que, en el fondo, son el mismo.

Ojalá podamos pronto publicar la historia y que otras personas la disfruten, de momento la disfrutaremos contando y recontando con esos títeres de sombras que tanto trabajo costó a Jaime dar vida.

Siempre experimentando y viviendo esos momentos en los que una está concentrada y solo jugando. 

Así nació y seguirá creciendo After Perdices.

A vosotras Tere y Silvia os lo dedicamos, y también ese bailecito flamenco con los niños y niñas que allí se reunieron a escuchar cuentos.

Increíble en plena época de las " TIC" que un teatro de sombras haga soñar, pero así es.

Jaime y Clara
Guayaquil, octubre, 2016












2 comentarios: